Hasta que la muerte nos separe

Pobre de mí, me he quedado sola – se lamentaba la Señora Cocodrila mientras comía la dura carne del Señor Cocodrilo sazonada con sus propias y abundantes lágrimas.

Autora: Esther Solano, Esther ama escribir, aunque solo recientemente ha empezado a ser leída. En el seno de una comunidad de mujeres preparadas y generosas su voz escrita ha visto la luz. Con formación técnica en Ingeniería,  se mantiene en pie de lucha en el competitivo y sexista ámbito corporativo mexicano. Es madre de dos adolescentes cuya crianza la apasiona y reta cada día.

Imagen: Sugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s