Luciérnaga

Por las noches me transformo. Dejo mis piernas de mujer, y las convierto en patitas de insecto. Siempre me gustó volar, abrir las alas y no tener miedo. Una noche mi hermano me vio en la ventana, y asustado por mi brillo se levantó e intentó atraparme con la mano, pero me le escapé.

Anoche mi hermano lo intentó de nuevo, y esta vez consiguió su propósito. Era yo una luciérnaga. Me aplastó entre sus dedos y me impidió volver a brillar. Por la mañana, cuando quiso despertarme, yo ya estaba muerta.

Autora: Tania Franco, estudiante feminista, firme defensora de lo justo y aficionada soñadora entre páginas. De risa estridente y palabras provocadoras, utiliza su voz para transformar el mundo

Ilustración por Amanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s