Nada nuevo por aquí

Dicen que hay que ser
una con el espacio
ser tan crucial para la casa como la pata de la cama
ser tan sólo el lugar en que se habita
(sí, para eso hay que tener
lugar, una hipoteca
una familia).
Ser
un hikikomori
y plantarse, firmemente, cual canoso árbol
en la propia tumba
donde se nace.
Ser y esperar:
vivir poquito
como en guerra
vivir a veces, a ratitos
(no te creo que hagas cosas
fuera de tu pantalla: te sientes sola
vives sola
y tu gato se aburre rápido
de verte
tu pareja te mira con ojos
de desahucio
tus hijos son otras patas
de otras camas:
estás sola
y has perdido
hasta el sazón en el camino).
Te acostumbras rápido:
siempre has sabido
cómo ser a medias
a ratos; sabes bien doblarte
hacerte pequeñita, compartir
lo que tengas
sin quejarte
meterte en la funda de la almohada
para llorar
sin hacer ruido
llorar poquito
(hay que racionar las lágrimas
hasta poder ir por más
cuando esto pase;
hasta poder ir al mar).

 

Autora: Paulina Solís Alvarado: tengo 22 años, vivo en La Paz y soy estudiante de Lengua y Literatura en la Universidad Autónoma de mi estado.

Ilustración de: @karina_muscarina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s