Sin título

Insomnio, cuarentena, ansiedad.
Todo se reduce a lo mismo:
Tristeza, soledad, miedo.
FRAGILIDAD

El vino tinto nunca tuvo un mejor sabor,
Los pañuelos desechables se acabaron.
La musiquilla de fondo de pronto se apagó,
Sólo se oyen murmullos y llantos, ecos.

Avenida Guadalupe, desértica.
Abarrotes, fruterías, calles
sucumben diariamente al caer el sol.
Hasta la iglesia vacía se quedó.

Nos quedamos estáticos, encerrados;
corriendo, gritando, a  veces cantando
así pasaban los días, los meses…
¡Quién sabe cuántos!

Ahora contamos día a día,
mientras nos tronamos los dedos.
Yendo de la recámara  a  la cocina,
De la risa al llanto y viceversa.

Vivíamos encerrados en una realidad virtual,
Instagram,  Facebook, Whatsapp.
Los mensajes contestados rápidamente o
el número de likes, eran nuestro vínculo más cercano.

Hoy, más que nunca precisamos un abrazo,
Salir a hacer el súper tranquilamente.
Platicar con los amigos y reír a carcajadas:
AMOR Y LIBERTAD.

Se oyen  ladrar los perros, al pie de mi ventana,
a  lo lejos, durante las  madrugadas  en vigilia.
Mis abuelos decían que los perros ven la cara
de la muerte. Ladran para avisar, sufren.

 

Autora: Selva Citlali Esquivel Martínez: vivo en Aguascalientes, tengo 21 años. Actualmente curso sexto semestre de la licenciatura en Letras Hispánicas en la UAA. Locutora en Hoy Toca Libro UAA durante un año.

Ilustración de: Paula Bonet/ Tomada de: http://www.martamateo.com/paula-bonet-la-ilustradora-nostalgica/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s