Menguando

Hay un momento

en el que el cuerpo

duele lo suficiente

y se contrae lo necesario.

La sangre caliente

baja suave,

ya sin coágulo.

 

Los pies se hinchan

el vientre crece.

 

La cadera ensanchada

reclama reposo.

 

Allí, bajo el chorro caliente

del agua que escurre

por la espalda.

 

El espasmo brota

como llanto

un cuerpo que se estremece.

 

Secar el cuerpo con un tibio paño.

Arroparse bajo la cama.

Una taza humeante de té,

el silencio afuera,

un libro y chocolates.

Certeza de salud y bienestar.

 

 

Autora:  Mercedes Reynoso, educadora, gestora cultural, poeta y feminista. Publicada en suplementos y antologías con poemas sueltos. Ganadora de un par de premios. Organizadora del Mariposas FEST en Los Cabos, Festival Internacional Feminista por la Diversidad. Amante de la noche, su locura y el mar.

Ilustración de: LA_MORSE

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s