La Genara y la experiencia de la mujer fronteriza en la literatura

La obra de Rosina Conde es presentada como una de las más importantes de la literatura femenina regional, ya que es una de las principales autoras en tomar en cuenta la perspectiva de la mujer en la literatura, como escritora y como personaje principal de su obra, reconoce los problemas de las mujeres como un problema social, en La Genara se reconoce la presencia femenina como el eje de la historia, el centro de la narrativa está enfocado en las voces de Genara, de 25 años, quien vive en Tijuana; y Luisa, de 35 años, que está instalada en Ciudad de México, la novela se presenta de forma epistolar con el uso de correos electrónicos.

¿Qué se encuentra en el primer párrafo?, el contacto de la frontera con el centro del país, una comunicación que se da no de forma tradicional como las cartas, sino que esta novela presenta las tecnologías como la computadora e internet como símbolos de la modernidad tecnológica y la globalización. Son los primeros atisbos de la era cibernética, ya que la novela transcurre entre 1989 y 1991, por tanto, esta novela nos describe la Tijuana de ese entonces, la tecnología apenas llegando al lugar; así como apenas tenía una década de tener las primeras oleadas migratorias del centro del país.

La manera en la que se escribe la obra es fluida, expresa entre regionalismos y lenguaje coloquial las experiencias de diversos personajes, en los que abundan en su mayoría la voz de la mujer, la novela centrada entre el dialogo entre la Genara y su hermana Luisa, ambas intercambian inquietudes, dudas y experiencias. Rosina en estos diálogos toca temas tan emblemáticos de la región, pero también tan representativos de la mujer.

Coloca a Tijuana como el centro del mundo, mezcla la colonia Cacho, Playas, San Diego con lugares familiares y representativos de la región, así que puede ser una imagen realista de la ciudad de inicios de los 90s; aquí no se presenta esa Tijuana mítica, la leyenda negra, llena de burdeles y bares, esos elementos que aún permean en el imaginario construido de la ciudad. Sin embargo, Conde presenta un escenario en el que cualquier mujer fronteriza nos pudiéramos encontrar, cualquiera con VISA puede cruzar a San Diego a hacer la compra, pasar a la Rumorosa, la maquila, el bordo, imágenes familiares para los que vivimos y experimentamos la ciudad de forma cotidiana como Genara.

Se muestra una frontera más mexicanizada que agringada, es una novela que espacialmente va de norte a sur, ya que Genara sale de Tijuana para dirigirse a lugares como Ciudad de México, La Paz o Cuernavaca. La presentación de la vida fronteriza es evidente, Tijuana es el centro en este texto, una ciudad que se presenta de forma simbólica, geográfica e ideológica.

Y dentro de esta condición fronteriza coloca a la mujer, donde a lo largo de la historia se conjuga “el entorno familiar, social, geográfico y cultural” (Galván, 2006, p.57), donde en la novela se presentan todos estos elementos, los diversos correos electrónicos retratan la situación de una mujer con la que más de una nos podríamos sentir identificadas.

La protagonista que Rosina Conde presenta en su novela es una mujer adelantada para su tiempo, claro, contextualizando, ya que hay que comprender que las experiencias del ser mujer se modifican con el tiempo, no es lo mismo ser mujer en la Tijuana del 2019, que, en la Tijuana de 1989, 30 años de diferencia y, actualmente, puede haber mujeres que tienen peores condiciones que nuestra protagonista. Genara estudió la universidad, viajó sola, se divorció, aún con la desaprobación de su familia, tiene la oportunidad de saltar del espacio privado al espacio público, rompió con estereotipos de género, como ser solo una ama de casa, quien fuere el reflejo su madre Ernestina.

“La escritura de la carta abre el acceso al universo interior femenino y hace efectiva la afirmación de su subjetividad”(Mora, 2018), aunque Genara fuere un personaje ficticio, puede ser la meta de las experiencias del ser mujer para alguien, a pesar del engaño, del machismo y el sexismo presentado en la novela, ¿qué mujer no quisiera tener la oportunidad de estudiar una maestría lejos del hogar?, ¿tener la libertad de elegir a una pareja sentimental?, el hecho de leer estos correos presenta todo un imaginario de las expectativas y emociones de Genara y Luisa, mujeres de su tiempo y que rompen con roles de género de su tiempo.

Estos personajes tienen capacidad de agencia, te hacen estar de lado de Genara y en contra de los deseos de su madre. En este texto encuentro tres modelos principales de la mujer fronteriza, en primer lugar están estas nuevas generaciones de mujeres que tienen acceso a la educación universitaria como Genara y Luisa, de clase media, pero que tienen una preparación académica, posteriormente esta la madre, Francisca, mujer que busca que se reproduzca su manera de pensar, darle razones al hombre cada vez que se le pida y por último las mujeres con las que las ex parejas de las hermanas las engañaron, Cecilia y Virginia, mujeres que simplemente tienen un mal papel en la novela o sólo una meta de ser mujer diferente.

En la novela se puede percibir un tiente tenue de perspectiva feminista, pero es evidente la perspectiva de género en la narración, las mujeres tienen la voz principal, se aprecian elementos del patriarcado y el sexismo de la época. Definitivamente Rosina Conde es revolucionaria, ya que gracias a los correos, el hecho de estar detrás de una pantalla hace más simple decir las cosas que frente a frente, las cartas contienen temas como el narcotráfico, el arresto de Eduardo por cruzar la frontera con marihuana y que posiblemente la muerte del primo, Federico, fue gracias a estar involucrado en este negocio; el tema de la maquila, presente en la frontera desde los 60´s hasta la actualidad, la violencia de género, el pan de cada día en la relación de Federico y Luisa y el más latente en la Tijuana de la actualidad es el aborto, donde queda la duda si fue natural o autoinducido, ¿qué implica el aborto en la vida de la mujer fronteriza de esa época?.

La Genara presenta un abanico de posibilidades para reflexionar, deja preguntas y experiencias de lectura que hacen recapacitar el cambio en la escritura de la novela fronteriza, en la Tijuana y la mujer, como sujeto presenta en todas las sociedades y que abarca un espacio en la producción literaria de la frontera, pienso en Luisa y Genara como mujeres adelantadas a su tiempo, mujeres que se encuentran en espacios distantes, pero que a pesar de todo ambas fueron formadas por una experiencia fronteriza.

 

Autora: Bianka Verduzco. Historiadora feminista sin título, radica en la ciudad fronteriza de Tijuana, forma parte del movimiento feminista de su ciudad, es parte de la Red de acompañamiento feminista: Aborto seguro red Tijuana, que busca que las mujeres accedan a sus derechos reproductivos y también forma parte de la Colectiva Feminista de Malas Estudiantes, donde reivindican los sentires-pensares de mujeres desde diferentes epistemologías.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s