Derechos sexuales y reproductivos en México

Ser mujer en México es crecer sin conocimiento de que gozas de derechos sexuales y reproductivos. Es que nadie te diga que lo más importante de una relación sexual es que sientas placer, y que además es tu derecho sentirlo y procurarlo. Nos violentan tanto nuestros derechos que a veces no somos conscientes de que lo hacen. Aseguro que la mayor parte de las mujeres no conocen cuáles son.

Y es que puedo llenar párrafos y párrafos de testimonios que he escuchado de mujeres a las que no se les permite acceder a anticonceptivos, donde se pide permiso del varón o se les niega porque “luego se van a arrepentir” y les piden por lo menos dos hijos para poderles ligar las trompas. Nuestras mismas parejas nos prohíben cuidarnos, nos violentan si lo hacemos, y al final nos llenamos de pastillas del día siguiente que tanto daño le hacen a nuestro cuerpo.

Nos encontramos páginas que venden nuestras fotos desnudas, nos graban sin nuestro consentimiento. Nos cosifican, porque somos sus objetos sexuales. Y aguas con vivir tu vida sexual como a ti se te dé la gana.

Nos imponen la maternidad como si fuéramos vientres con pies y fuera nuestra única función en el mundo. Mujeres, es su derecho decidir sobre si desean o no ser madres. El 28 de septiembre se lucha por la legalización del aborto, porque ser madre no debería ser un castigo por coger. Porque lo que más se necesita (y otro derecho que se niega a todos) es el de tener educación sexual de calidad, pero las personas en México creen que es incitar a los niños a tener relaciones. Lo que se busca es que conozcan para que puedan tomar decisiones basadas en la información.

“Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir”.

Hay que salirnos de nuestra burbuja de privilegios donde la empatía por diferentes situaciones sociales que se sufren no existe. Hay que enseñarles a las mujeres que sus derechos sexuales y reproductivos son absolutos y nadie se los puede negar bajo ninguna circunstancia. Hay que pelear porque nadie se sienta con el poder de decirnos que nuestro cuerpo no nos pertenece. Nuestro cuerpo no le pertenece a nadie más que a nosotras mismas: ni al Estado, ni a la Iglesia, ni al marido. Es nuestro.

En México 47% de las mujeres de 15 años y más sufrió algún incidente de violencia por parte de su pareja. Al 7.3% les han obligado a tener relaciones sexuales sus propias parejas sin que ellas quieran. Todos los días, alguna mujer es violentada. Cada día, nos faltan 11.

A todo esto, ¿cuáles son los derechos sexuales y reproductivos? Explicados de manera sencilla:

  1. Derecho a la autonomía sexual, es decir, a expresar tu sexualidad de la manera que desees.
  2. Derecho a la educación sobre sexualidad.
  3. Derecho a la salud sexual, esto implica los servicios de salud sexual y reproductiva, anticonceptivos, etc.
  4. Derecho a decidir libremente sobre la maternidad.
  5. Derecho a vivir conforme la orientación sexual.
  6. Derecho a vivir conforme la identidad de género.
  7. Derecho a la equidad sexual.
  8. Derecho a la privacidad y la intimidad.
  9. Derecho a procurar el placer sexual.
  10. Derecho a la libre asociación sexual, esto significa la libre elección de la pareja sexual.

Las invito a todas a que por cada uno que les hayan negado, bajen un dedo. Se van a encontrar con que les han violentado la mayoría de estos.

Yo no quiero ser madre. Como a muchas, se me quiere negar esta decisión. No venimos al mundo a serlo, no es nuestra única misión en la vida. Y me llena de preocupación la cantidad de mujeres que han tenido que recurrir a la clandestinidad para poder cumplir con su derecho de elegir. 47 mil mujeres embarazadas mueren cada año por complicaciones derivadas del aborto en condiciones de riesgo, 14 millones de adolescentes dan a luz cada año, sobre todo, debido a relaciones sexuales forzadas y embarazos no deseados. En CDMX se han registrado 0 muertes debido a que el aborto es legal, seguro y gratuito.

E incluso después de que se nos niega que nuestro cuerpo es nuestro, se nos revictimiza, se nos culpa, porque es más fácil mirar hacia otro lado y ser indiferentes a ver que, si nuestros derechos no se respetan igual, entonces lo que se tiene son privilegios. Se pasan nuestros derechos por el arco del triunfo y la ley es un chiste.

Nos violan, nos matan, nos culpan, nos niegan derechos, no nos pertenecemos a nosotras mismas.

Porque ser mujer en México, es ser víctima de este sistema machista de hombres privilegiados que te miran hacia abajo. Ser mujer en México es decir “no” y que nadie te escuche. Es pronunciar que no sientes atracción por algún hombre y que te insulte —como si fuera tu obligación decir que sí—. Y ser “virgen” es ser mojigata o apretada. Pero tener relaciones es ser una puta. Tener miedo de que algún hombre malinterprete tu amabilidad.

Porque todo se reduce a su pene, como si fuera tan importante.

Mujeres, alcemos la voz, y no dejemos que nos callen nunca. Nos quitaron el miedo y estamos cansadas de callar y de ser víctimas. Ahora nos toca exigir lo que nos pertenece, porque los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos, y merecemos tenerlos. Merecemos que sean respetados hoy y siempre. Nadie debe de tener la autoridad de decretar que no se nos respeten, ni tampoco la autoridad de decir que es nuestra culpa cuando no es así. Merecemos justicia.

Autora: Soy Valeria Prado, tengo 17 años y empecé a escribir cuentos para niños cuando tenía 14 años. Hace poco descubrí lo que es el feminismo, y con el tiempo me he adentrado muchísimo. Me apasiona leer las historias de todas, participar en las marchas, actividades e informarme. Me gustaría poder hacer una diferencia, así que combino dos cosas que me llena de pasión porque me gustaría que, cuando alguien se topara con alguno de mis textos, le hiciera reflexionar y aprender. Que se identificara con mi manera de pensar, o que incluso les hiciera cambiar de opinión. El feminismo se ha convertido en una de las cosas que más han marcado mi vida, y a través de él he podido aprender muchísimo, dejar conductas y ser mejor persona. Espero que todas puedan hacerlo, al final, todas nos damos cuenta.

Ilustración de: Flora Marquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s