Una breve crítica a La Crónica Mexicayotl de Fernando Alvarado Tezozomoc

Esta obra fue escrita por Fernando Alvarado Tezozómoc (1525-1610), un cronista indígena mestizo cuya vida no se sabe con exactitud. Se piensa que fue nieto de Moctezuma (Motecuhzoma) Xoyocotzin (Xocoyotl) y que estuvo de calidad de traductor del náhuatl gran parte de su vida en la real audiencia del virreinato de la Nueva España.

Se asegura que hizo dos crónicas  (La Crónica Mexicana y La Crónica Mexicayotl) y se dice  que hay una tercera que escribió, la cual, probablemente, se centraría en la conquista de México  pero  por desgracia se encuentra desaparecida hasta hoy día; Además existe actualmente una edición paleográfica de La Crónica Mexicayotl por Adrián León.

La Crónica Mexicana no es más que la versión en castellano de La Crónica Mexicayotl. El manuscrito de tal texto está fechado en 1609; fue editado y publicado en imprenta hasta 1870 (anteriormente fue en Inglaterra por el interés de Lord Kingsborough en 1830-1848, y en Francia hasta 1847-49, teniendo una reimpresión en 1853) con la primera editorial que se abrió: la Editorial Mejicana Vigil.

Se dice que sabía perfectamente el náhuatl y se afirma que ni ésta ni sus otras dos crónicas fueron publicadas en la época de la colonia La Crónica Mexicayotl es una obra que está escrita en náhuatl y en castellano. Su redacción es al estilo indígena, construye la genealogía tenocha, su punto de vista histórico es imparcial inclusive en las guerras y los conflictos internos a la llegada de Hernán Cortés.

Es una obra difícil para los historiadores ya que el autor maneja el calendario azteca y su dicción del español es un tanto titubeante además de emplear demasiadas locuciones y palabras del idioma náhuatl, sin embargo, según en el libro de Enrique Florescano, Memoria  Mexicana, Lockart dice que Alvarado hace discursos cuidadosos y que utiliza un español de manera fluida.

Sus relatos son fabulescos además de ser narraciones de mitología mexica. Refleja el pensamiento y forma de escribir  del indígena y valor de digresiones literarias. Reconstruye las costumbres indígenas adornándolas con las creencias rituales y las hazañas de su pasado (que son más o menos verídicas por el hecho de que hay mitología en ellas debido a que el mundo de los mexicas siempre fue inseparable de sus mitos, de su cosmogonía).

Cabe mencionar que es una crónica hecha a base de recolección de testimonios orales  de varios ancianos indígenas pero hay que tomar en cuenta que en el libro de Memoria Mexicana de Florescano se menciona que el cronista mestizo Chimalpahin, amigo de Tezozómoc, le ayudó a hacer la crónica cuando incluyó en su obra unos relatos y los transcribió al náhuatl.

Su forma de relatar y la manera de contar de sus testigos refleja así mismo la  ideología del indígena ya catequizado ya que cuando se llega en la obra  a mencionar  a los dioses, se les llama, por ejemplo, “demonios, los dioses suyos, el demonio líder de los demás demonios (que sería como lucifer de las legiones demoniacas si se hace una comparación con la religión cristiana), el Diablo, bruja o hechicera (haciendo referencia a la hermana de Huitzilopochtli, Malinaxoch)”, además de que menciona al mesías Jesucristo en varias partes de la obra para decir su nacimiento o para recordarnos al señor Jesús. En fin, este punto se puede resumir diciendo que en la obra se muestran  las ideas providencialistas, escatológicas y milenaristas infundidas ya en la mente del indígena.

Como muestra también de la lograda catequización a los indígenas es el uso de nombres de bautizo (por parte de los españoles) en varios de los nombres de personajes indígenas que menciona Alvarado en la crónica hecha con testimonios de varios ancianos indígenas, ya sea tal vez porque ya sólo por el de bautizo español se acordaban o  ya sea porque así se les prefirió mencionar en la obra por mano del autor, por su colaborador Comalpahin o por el propio anciano indígena.

El libro se divide en capítulos y toda la obra aparece con una redacción en español antiguo, náhuatl y en la transformación lingüística del español que tenemos en nuestros días para comprender el texto. Se podría considerar que el libro titulado Crónica Mexicayotl de la UNAM incluye lo que sería a La Crónica Mexicana y no sólo a la Crónica Mexicayotl porque no sólo viene un idioma de redacción de la crónica.

Utiliza mucho pronombres de lugar (allá, acá), así como también la conjunción  e (que sería  y   pero aparece como  e   en el español antiguo), habla generalmente en pasado y rara vez en presente, hay diálogos que son de personajes que aparecen en la obra (algunos ejemplos son los diálogos de Huitzilopochtli, de Copil y los de los propios mexicanos en diferentes batallas o en contestación a otros personajes que aparecen en la obra).

Se menciona la noche triste de Hernán cortés, linajes, relatos míticos y tradiciones, casos de donde hubo con mujeres mestizaje por parte de los españoles, la fundación de Tenochtitlan, de dónde venían supuestamente los mexicas, acontecimientos como el de su unión y guerra posterior con los de  Texcoco, la batalla con los de Azcapotzalco; así como también  se habla en el libro de alguna flora y fauna (dicha en palabras del náhuatl) y otras poblaciones indígenas (por ejemplo, la de los purépechas).

Dioses que destacan en nombramiento son Huitzilopochtli, Malinaxoch (quien era la supuesta hermana de Huitzilopochtli y Copil (hijo de Malinaxoch, sobrino de Huitzilopochtli). De comida destaca lo que es el chile, el frijol, la calabaza y el maíz; de animales, al no tener información de traducción de ciertas especies a las que se habrá querido referir, sólo se podría abarcar tal punto diciendo que destaca por lo general animales tanto acuáticos como terrestres de tamaño pequeño; las plantas, al estar en el mismo caso que los animales, sólo se puede decir que destacan tanto plantas y flores desérticas como silvestres. En cuanto a personajes del texto, todos tienen su importancia debido a que son de la nobleza o personajes españoles de relevancia.

Se menciona en la crónica cuando Hernán Cortés (el Marqués del Valle) entró a Tenochtitlan fue el 23 de noviembre de 1519, y que cuando este fue al encuentro por primera vez con Motecuhzoma Xoyocotzin (quien sería abuelo de Fernando de Alvarado Tezozómoc), acompañado por  otros reyes de otros pueblos indígenas.

Por último cabe decir que en la obra se mencionan reparticiones de territorios, la duración de cada rey o príncipe en el poder o en vida, el Tlachtli (juego de pelota), armamentos que tenían y los tzompantli, que era donde se colocaban cabezas humanas después de pasar por una decapitación pública, en la cual era un honor participar  puesto a que  era una acto que era para honrar a los dioses.

Dicho esto, sólo queda por agregar que el libro no sólo es histórico, sino también es literario porque rescata tradiciones y poesía mexica; por ello se puede recomendar tanto a historiadores como a literatos. Además, por la aparición del recurso lingüístico, es recomendable para los lingüistas, y también por el inmenso conocimiento cultural que posee la obra es recomendada para el resto del público.

Autora: Mi nombre es Tonali Yissel Cárdenas Téllez, Nací en Tacámbaro, Mich (1994); actualmente resido en Morelia, Mich; soy Pasante de la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas de la UMSNH. Tengo experiencia en revisión y corrección de estilo a través de haber ejercido mi servicio social en el Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UMSNH. He sido publicada en creación de cuentos en la página web de Literatinos, y en revistas digitales como Almicidio; mientras que en el ámbito de reseñas críticas en la revista digital Periferia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s