Labios en negritud

Bajo la fresa selenita de esta noche

La voz de Aretha Franklin eleva su pequeña oración

Con la potencia del fuego en llamaradas negras.

Alabama, Virginia, Georgia, Luisiana, Misisipi,

Boston, Chicago, Los Ángeles, Nueva Orleans,

Detroit, Nueva York y todo el Bronx,

Caben entre las celosías de mi azotea,

Ahí resguardo un corazón bañado en blues,

Danzante en swing y del tambor más africano.

Ella Fitzgerald, Sara Vaughan y Billie Holliday

Con su vaso de whisky convergen

En Charlie Parker y Louis Amstrong.

Siluetas que trazan todos los ritmos

Desde el Djembé burundi, pasando –claro- por el jazz,

Hasta el hip hop de Jay Z, sin olvidar el reggae de Bob Marley

Que entrelaza humaradas de hierba

Con bocanadas eléctricas de Chuck Berry

Mucho antes encendidas por Rosetta Tharpe

Y el rock psicodélico de la guitarra de Hendrix.

Con cada género mi boca cambia

De grosor, textura, tono, coloración y hablar:

Amoratado el rasgo femenino

Que mujeres esclavizadas claman

Por un poco de   ~  R – E – S – P – E – C – T  ~

O toma forma de vaso suplicante

Ávido de un beso, una declaración de amor

Rostro de Whitney Houston,

Tina Turner o Diana Ross,

De cuyos senos mamaron Rhianna y Beyoncé.

Y yo que soy latina e hispanoparlante

Acaso medio morena o medio blanca

De ojos güeros y un poco de sangre asiática,

Amarilla quemada o descolorida,

Mexicana de trenzas oscuras

Con tintes violetas-rojizos

Solo quiero cantar mi homenaje

Y revelar el secreto de mis labios internos:

¡Vulva de negritud!

¡Prieta y no rosita ni en el clítoris!

Sexo que hierve historia

Por nacer en un género violentado

Rechazado, mancillado generaciones atrás.

Negra que llora cholos, rancheros y chicanos.

Jalisco, Tijuana, Ciudad Juárez,

Michoacán, Ometepec, Nezahualcóyotl,

Tecámac, Costa Chica de Oaxaca y Guerrero,

Coahuila, Chiapas, Veracruz,

Todo afromexicano, la tercera raíz,

Cabe entre los ladrillos de mi terrado

Ahí baila descalza mi pulsación

Su son jarocho y su canto tropical,

La rumba, el merengue y su fandanguero.

Toña “la Negra” de Agustín Lara, Álvaro Carrillo, compositor

Jhonny Laboriel de los rebeldes del rock

Y Alejandra Robles “ La morena”

¿No lo sabías? Son cuculustes

Puchuncos, cucurumbés…

Y yo que soy café con crema,

No me fui a blanquear al mar,

Sólo quise rendir mi homenaje

Y revelar mi secreto:

¡Vulva cucurumbé! ¡Negra de labios y no rosita!

Mestiza que llora cholas, costeñas,

Rancheras, chilangas y barrio.

Sangre de fresa negra en esta noche cambuja.

Autora: Ana Laura Coronado Chiw nació en la Ciudad de México el 17 de octubre de 1978, es egresada de la escuela de escritores de Sogem donde cursó el diplomado en creación literaria. Ha publicado poesía y cuentos en revistas electrónicas como Mood Magazine, La liebre de fuego y La sombra de Prometeo. Participa en lecturas poéticas abiertas el público tanto de forma independiente como organizadas por la editorial Verso Destierro. En 2015 ganó el primer lugar del concurso internacional de cuento navideño convocado por la editorial Ficticia.

Ilustración: Ayleen Mayte

Un comentario en “Labios en negritud

Responder a Ana Laura Coronado Chiw Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s